**********************************************

 


En los últimos seis años la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) ha dado pasos firmes en la consolidación de la calidad y la innovación educativas. Si bien las adversidades derivadas del modelo económico dominante en el país han afectado sensiblemente los alcances de la educación superior pública, las hemos asumido como desafíos institucionales.
México forma parte del concierto internacional de naciones y, como miembro activo de la Organización de las Naciones Unidas, ha suscrito una serie de compromisos que se aglutinan en los “Objetivos del Milenio” (ONU-PNUD 2016), que establecen que el desarrollo humano tiene por objetivo “…las libertades humanas: la libertad de desarrollar todo el potencial de cada vida humana —no sólo el de unas pocas ni tampoco el de la mayoría, sino el de todas las vidas de cada rincón del planeta— ahora y en el futuro”, y en ese sentido la educación es la mejor herramienta de que se dispone.
Para que a nivel global pueda lograrse ese propósito, es necesario que las instituciones se vayan transformando y adecuando a las exigencias de la sociedad, que son cada vez más estrictas. Nuestra casa de estudios tiene la obligación, emanada de la Ley Orgánica, de brindar estudios de calidad. .

No obstante las dificultades que nos impone el entorno, las finanzas de la Universidad se mantienen sanas y sin adeudos. No está lejos la época en que para mantener el equilibrio financiero se tuvo que recurrir a no efectuar los pagos correspondientes ante organismos como federales y de carácter estatal. Con orgullo podemos hoy decir que la institución no arrastra ese tipo de pasivos, pues estamos al corriente en nuestras aportaciones al INFONAVIT, en nuestras obligaciones ante el Sistema de Administración Tributaria (SAT) y el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), según se puede corroborar con la constancia que han tenido a bien otorgarnos estos organismos federales.

El renglón de los ingresos universitarios se compone, fundamentalmente de los subsidios provenientes de los erarios federal y estatal que se nos otorga gracias a los contribuyentes, que son quienes realmente mantienen abierta esta institución educativa para beneficio de la sociedad de Querétaro.

Se muestra a continuación la evolución del subsidio tanto federal como estatal que comprende todo el periodo de esta administración. Como puede verse, la sumatoria de ambas fuentes es insuficiente para cubrir la nómina. En la primera parte de la administración fue posible disminuir el déficit: de representar la nómina en 2012 el 110.73% del subsidio, en 2015 pudimos disminuir la proporción a 104.60%. No obstante, en los dos últimos años esta tendencia se revirtió debido a la disminución de los montos asignados. A la estabilidad financiera han contribuido ahorros derivados de la implementación de programas alternativos entre los que figuran la energía solar y eólica para generar electricidad, los bioenergéticos y el tratamiento de aguas.

La Universidad ha desarrollado instancias que permiten una vinculación directa con la sociedad a la que se debe. Esto le permite contribuir al cumplimiento de uno de los fines que dieron origen y justificación a nuestra casa de estudios: constituirse en agente de cambio y en estímulo para la movilidad social.