Es un área creada para apoyar en la atención a la Comunidad Universitaria a través de becas, de la cooperación y la movilidad académica y de otros servicios que ayudan a que día a día siga adelante la labor llevada a cabo desde la Rectoría. El servicio a alumna(o)s, a administrativa(o)s, a docentes y a padres y madres de familia es la prioridad para que como Institución sigamos adelante a través de apoyos, de proyectos, de trámites, etc., relacionados con el desarrollo académico de la Comunidad.
 
Es una Secretaría de reciente creación y justificada a partir de todas las áreas de atención que conlleva la misma Rectoría.

Funciones

La Secretaría de la Rectoría tiene como funciones:
 
a) Dar atención a la Comunidad Universitaria.
b) Derivar trámites de acuerdo a las necesidades de la Comunidad.
c) Apoyar proyectos de interés universitario.
d) Ayudar a que la Rectora lleve a cabo sus actividades.
e) Revisar los procesos para que sean eficientes en la atención a la Comunidad.
f) Facilitar los recursos que se requieran para el óptimo funcionamiento de las áreas que comprenden a la Universidad.
 

Responsabilidades

Dentro de las áreas y las actividades que son responsabilidades, están:
 
a. Atender amablemente a la Comunidad Universitaria
b. Cuidar las áreas y los bienes que son de la Rectoría
c. Vigilar el funcionamiento de la Rectoría
d. Turnar a las áreas que correspondan tanto documentos como personas según el trámite que sea el adecuado.
e. Revisar las convocatorias de becas.
f. Brindar los apoyos que se requieran de proyectos de la Rectoría, de becas y los que competan para la movilidad de acuerdo al reglamento que haya.
g. Apoyar en la generación de nuevos convenios de cooperación y de movilidad académica.

 
**********************************************

 


En los últimos seis años la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) ha dado pasos firmes en la consolidación de la calidad y la innovación educativas. Si bien las adversidades derivadas del modelo económico dominante en el país han afectado sensiblemente los alcances de la educación superior pública, las hemos asumido como desafíos institucionales.
México forma parte del concierto internacional de naciones y, como miembro activo de la Organización de las Naciones Unidas, ha suscrito una serie de compromisos que se aglutinan en los “Objetivos del Milenio” (ONU-PNUD 2016), que establecen que el desarrollo humano tiene por objetivo “…las libertades humanas: la libertad de desarrollar todo el potencial de cada vida humana —no sólo el de unas pocas ni tampoco el de la mayoría, sino el de todas las vidas de cada rincón del planeta— ahora y en el futuro”, y en ese sentido la educación es la mejor herramienta de que se dispone.
Para que a nivel global pueda lograrse ese propósito, es necesario que las instituciones se vayan transformando y adecuando a las exigencias de la sociedad, que son cada vez más estrictas. Nuestra casa de estudios tiene la obligación, emanada de la Ley Orgánica, de brindar estudios de calidad. .

No obstante las dificultades que nos impone el entorno, las finanzas de la Universidad se mantienen sanas y sin adeudos. No está lejos la época en que para mantener el equilibrio financiero se tuvo que recurrir a no efectuar los pagos correspondientes ante organismos como federales y de carácter estatal. Con orgullo podemos hoy decir que la institución no arrastra ese tipo de pasivos, pues estamos al corriente en nuestras aportaciones al INFONAVIT, en nuestras obligaciones ante el Sistema de Administración Tributaria (SAT) y el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), según se puede corroborar con la constancia que han tenido a bien otorgarnos estos organismos federales.

El renglón de los ingresos universitarios se compone, fundamentalmente de los subsidios provenientes de los erarios federal y estatal que se nos otorga gracias a los contribuyentes, que son quienes realmente mantienen abierta esta institución educativa para beneficio de la sociedad de Querétaro.

Se muestra a continuación la evolución del subsidio tanto federal como estatal que comprende todo el periodo de esta administración. Como puede verse, la sumatoria de ambas fuentes es insuficiente para cubrir la nómina. En la primera parte de la administración fue posible disminuir el déficit: de representar la nómina en 2012 el 110.73% del subsidio, en 2015 pudimos disminuir la proporción a 104.60%. No obstante, en los dos últimos años esta tendencia se revirtió debido a la disminución de los montos asignados. A la estabilidad financiera han contribuido ahorros derivados de la implementación de programas alternativos entre los que figuran la energía solar y eólica para generar electricidad, los bioenergéticos y el tratamiento de aguas.

La Universidad ha desarrollado instancias que permiten una vinculación directa con la sociedad a la que se debe. Esto le permite contribuir al cumplimiento de uno de los fines que dieron origen y justificación a nuestra casa de estudios: constituirse en agente de cambio y en estímulo para la movilidad social.

 



 

 


Nuestra Institución continúa creciendo e impulsando cambios innovadores en los programas curriculares a pesar de enfrentar situaciones adversas en los diferentes niveles: estatal, nacional y mundial. El futuro económico del país se ve amenazado por decisiones políticas internas y externas, lo que ha comenzado a afectar a la educación a nivel nacional con recortes presupuestales que inciden desfavorablemente en el desarrollo de las diferentes propuestas de planeación.
Debemos recordar a nuestros gobernantes que la educación es un derecho humano y que debe ser el último ámbito en el que se establezcan limitantes presupuestales, ya que la mejora de las condiciones de vida de los ciudadanos depende del conocimiento que se genera y aplica, lo que está establecido en la Visión al 2030 de la UNESCO (2015), en donde los países representados acordaron: “asegurar una educación de calidad, inclusiva y equitativa y promover las oportunidades de aprender para todos durante toda la vida.”
Por ello es pertinente retomar lo que señalamos en el Plan de Gran Visión- UAQ 2015-2045: “[…] la respuesta de la Universidad hacia los estudiantes y hacia la sociedad demanda de altos niveles de creatividad, de aumento interno de la exigencia reflexiva sobre nuestro quehacer y de la diversificación de muchos procesos para impulsar la innovación en todas sus funciones.”
Pese a los obstáculos, seguimos cumpliendo satisfactoriamente la tarea encomendada y podemos señalar que el trabajo colegiado de los profesores ha permitido mantener el segundo lugar entre las Universidades Públicas de Educación Superior (UPES) con mayor porcentaje de Cuerpos Académicos Consolidados (CAC), 54.7%, superando la media nacional que se ubica en torno al 32.8%.

Si bien la Universidad ha alcanzado indicadores que nos enorgullecen, debemos reconocer nuestro rezago en materia de reforma administrativa. Se han hecho esfuerzos, pero han sido insuficientes. Mantenemos nuestra determinación de que la administración sea un eficaz instrumento de apoyo a la docencia, la investigación y la vinculación. No sólo intensificaremos nuestros esfuerzos, nos comprometemos a mostrar avances sensibles al término de nuestra administración.
Un aspecto que orienta esta tarea lo constituyen los resultados de la revisión periódica de la cuenta pública por parte de los organismos fiscalizadores federal y estatal. Seguimos con atención sus observaciones, y en aquellas que son motivo de discrepancia se formula la aclaración correspondiente a efecto de conciliar conquistas laborales y la prioridad que debe guardar la vida académica sobre esquemas burocratizantes. Esta delicada tarea está animada por un elevado e indeclinable propósito: que no exista duda sobre el adecuado manejo de cada peso proveniente del erario y que es destinado al noble fin que es la educación.
No omitimos consignar aquí que contra la tradición que existía en la Universidad, desde el primer día de nuestra administración, por voluntad propia, nos sometimos al escrutinio abierto del manejo de los recursos públicos. A ese acto de responsabilidad hemos ido añadiendo medidas correctivas y preventivas que nos permitan la plena confianza de la población de que su dinero está bien invertido y bien administrado.

La UAQ ha revalorizado la función de vinculación al considerarla como puente que enlaza los esfuerzos académicos para proporcionar conocimientos significativos con su aplicación en situaciones concretas derivadas de problemáticas sociales, transfiriendo conocimientos socialmente útiles en los que se involucran los estudiantes, lo que tiene un importante peso en su formación integral.

 



 

 


La calidad y pertinencia de nuestra oferta educativa constituye uno de los cinco ejes fundamentales del Plan Institucional de Desarrollo (PIDE) 2015-2018. Como Universidad Pública hemos orientado nuestros esfuerzos para crear programas académicos, tanto de licenciatura como de posgrado, que atiendan necesidades que el entorno demanda. La formación de profesionistas y ciudadanos sensibles a las oportunidades y retos que como sociedad enfrentamos ha sido el eje de la reestructuración de los planes de estudio. Nuestra planta docente cuenta con un alto grado de habilitación para desempeñar su función en la formación de nuestros jóvenes universitarios; las investigaciones, proyectos de vinculación y extensión, publicaciones y productos elaborados por nuestra comunidad han sido fundamentales para posicionar a nuestra Universidad como un referente importante para el desarrollo de la entidad y como una de las mejores del país. Por segundo año consecutivo, mejoramos y nos mantuvimos en el octavo lugar del ranking de El Universal: en 2014 se obtuvo una calificación de 8.95 y en el 2015 subió a 9.35. Es importante resaltar que la UAQ es la única universidad de la entidad que está en los primeros diez lugares del ranking mencionado.

La responsabilidad social de nuestra Universidad no termina con la formación de futuros profesionistas capaces de transformar y mejorar el entorno social en el que están inmersos; estamos convencidos de que las entidades que recibimos presupuesto público debemos devolver a los ciudadanos la confianza que nos ha sido depositada, con acciones y proyectos que impacten de manera directa sus indicadores de bienestar. Esto lo realizamos través de diversas instancias como las Clínicas Universitarias, la Central de Servicios a la Comunidad (CESECO), el Bufete Jurídico, la Unidad Deportiva y recientemente el Centro de Evaluación Física y Desarrollo Deportivo (CEFID), entre otros, en donde los estudiantes, egresados y docentes aplican los conocimientos adquiridos en el aula, en beneficio de la comunidad universitaria y de la sociedad. Durante el 2015 la Universidad brindó atención y servicios a más de 200,000 personas en estos centros y áreas de extensión. El cuadro que a continuación se presenta resume las acciones de extensión que los universitarios llevamos a cabo.

Desde hace más de una década la Universidad inicia un proceso constante de expansión, ampliando su presencia hacia los municipios más allá de la zona metropolitana, con la visión de que una universidad estatal debe tener presencia en todo el territorio de la entidad, especialmente en los lugares de difícil acceso de la educación. Si bien esta política beneficia a un número reducido de estudiantes y puede considerarse “costosa”, el impacto social es mucho mayor y es nuestra obligación atender a esa población.

Con gran satisfacción podemos destacar que, a la fecha, la Universidad Autónoma de Querétaro tiene presencia física en 12 de los 18 municipios del estado ofreciendo programas de licenciatura, posgrado, bachillerato y escuela de artes y oficios. Esta presencia se logra a través de los 11 campus regionales ubicados en los municipios de Amealco, Arroyo Seco, Cadereyta, Colón, Corregidora, El Marqués, Jalpan de Serra, Pedro Escobedo, San Juan del Río, Tequisquiapan y Tolimán, además de los ocho campus o planteles ubicados en el municipio de Querétaro: Centro Universitario, La Capilla, Juriquilla, Centro Histórico, Aeropuerto, Bachilleres Norte, Bachilleres Sur y Bicentenario, por lo que suman ya 19 sedes universitarias distribuidas en el territorio estatal.

 



Subcategorías

 


 

 

Dependencias de la Secretaría de la Rectoría

Coordinación de Becas 

El Programa de Becas de la Universidad Autónoma de Querétaro tiene como objetivo facilitar y promover el desarrollo individual y colectivo de los estudiantes de nuestra Alma Máter...

Coordinación de Movilidad 

 En la Dirección de Cooperación y Movilidad Académica tenemos el compromiso de facilitar los procesos de intercambio académico que nos permiten colaborar con distintas instituciones y organismos tanto nacionales como internacionales.


Proyecto FOPER 

 El FOPER es un Programa creado por la Rectoría de la UAQ, que mediante fondos especiales promueve la cultura científica, tecnológica y social de nuestros estudiantes, buscando soluciones que atiendan problemas que impactan a la comunidad universitaria y de los Queretanos.